bolitas energeticas de chia
Dulces Snacks saludables

Bolitas de chía, avena y cacao. Un bocado energético.

¡Hola! ¿Qué tal vas de energía? Siendo jueves supongo que irá bajando, pero no te preocupes, traigo una receta maravillosa que conseguirá dos cosas: quitarte el antojo de dulces y darte un extra de energía. Estoy hablando de unas bolitas de chía, avena y cacao que llegaron a mí mientras buscaba snacks que preparme los días que iba deprisa y corriendo al gimnasio.

Hay días que intento salir del trabajo e ir directamente al gimnasio, pasando solo por casa a cambiar el bolso por la mochila. Y yo, que soy de merendar tranquila, sentía que haciendo esto me quitaba un placer del día a día. Hasta que probé estas bolitas de chía. Son fáciles de hacer, fáciles de llevar a cualquier lado y más fáciles todavía de comer. Además de eso están de vicio. Así que ahora se han convertido, junto a una pieza de fruta, en mi merienda recurrente los días de gimnasio.

bolitas de chiabolitas de chia, avena y cacao

Ingredientes (para más o menos 15 bolitas)

  • 1 taza de copos de avena
  • 3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
  • ½ taza de dátiles
  • 4 cucharadas de semillas de chía
  • ¼ taza (60ml) de aceite de coco virgen extra

Elaboración

  1. Remoja los dátiles en agua caliente durante 10-15 minutos.
  2. Derrite el aceite de coco en el microondas.
  3. Echa todos los ingredientes en un procesador de alimentos, una picadora potente o un robot de cocina, y pica hasta que se convierta en una masa “uniforme”. Si ves que la masa es muy densa échale un poco de agua.
  4. Haz bolitas del tamaño que más te guste y una vez hechas déjalas reposar al menos 30 minutos en el frigorífico. Después, solo queda disfrutar 🙂

snack chia, avena y cacao

Como puedes ver no llevan ningún azúcar refinado. Todo el dulzor se lo aportan los dátiles, que, además de eso, son una fuente de fibra inmejorable.

Yo las hago de tamaño pequeño-medio, para poder comerme dos. Supongo que será algo psicológico esto de preparar snacks pequeños para no coger solo uno, jeje. Pero lo dicho, puedes hacerlas del tamaño que quieras. Eso sí, mejor que no las hagas tamaño pelota de tenis, que son saciantes por sí solas. 🙂

Guardadas en un recipiente en el frigorífico duran entre una semana y diez días. En casa, te puedo decir que no llegaron a cinco días, jeje. Nos las comimos antes.

¡Espero que las disfrutes!

 

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *