ensalada de calabacin y judia mungo
Ensaladas Legumbres Salado

Ensalada primaveral de calabacín, hinojo y judías mungo

¡Hola! Hoy es un miércoles un poco raro. Para mí es como si fuera lunes y eso hace que me cueste un poco más arrancar. Pero nada mejor para eso que una comida rica, refrescante y saciante. Por aquí parece que todavía la primavera y el calor se hacen de rogar, pero aún así el cuerpo empieza a pedir comidas más frescas. Es por eso que quiero compartir esta ensalada primaveral de calabacín, hinojo y judías mungo.

Después de leer el nombre de la receta puedes estar preguntándote a ver qué son las judías mungo. Las judías mungo, a las que también se llama soja verde, son una de las legumbres con mayor aporte protéico. Su color es verde oscuro y brillante por fuera y amarillo por dentro y tienen un sabor ligeramente dulce. Se digieren bien y son muy versátiles en la cocina, adptándose tanto para platos fríos como es el caso de esta ensalada, como para guisos.

He visto bastante recetas dónde son el ingrediente principal, pero nunca me había animado a utilizarlas hasta ahora. Eso sí, una vez probadas, prometo hacer más platos con ellas y compartirlos aquí.

Decirte que, como es lógico, si no tienes este tipo de judía en casa y no te apetece comprarla, puedes sustituirla por cualquier tipo de legumbre: garbanzos, lentejas, alubias… La que más te guste.

ensalda verde de judias mungoensalada de calabacin, hinojo y judias mungocollage mungo ensaladaensalada de mungo, calabacin e hinojo

Ingredientes (una ensalada para 2-3 personas)

  • 1 calabacín
  • 1 taza de judías mungo cocidas
  • ½ hinojo (en mi caso lo tenía encurtido -tienes cómo elaborarlo más abajo-, pero puedes utilizarlo en fresco)
  • ½ aguacate
  • Zumo de medio limón (30ml más o menos)
  • ½ cucharadita de semillas de comino
  • 1 diente de ajo o 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 2 cucharadas (30ml más o menos) de aceite de oliva virgen extra
  • Media taza de hierbas frescas picadas: cebollino, perejil, albahaca, cilantro, las hojas del hinojo…
  • 1 pizca de copos de cayena, o cayena molida
  • Pimienta negra
  • Sal

Elaboración

  1. Cuece las judías mungo tal y como explica en el envase.
  2. Mientras tanto, raya con un pelador de patata el calabacín. Ponlo en un colador y échale un poco de sal. Así soltará el exceso de agua. Deja que repose durante unos 15 minutos.
  3. Vete preparando el aliño. Tuesta ligeramente las semillas de comino. Mezcla el zumo de limón, el aceite de oliva, las semillas de comino tostadas, los copos de cayena, la sal y la pimienta. Remueve.
  4. Cuando las judías estén cocidas, refréscalas. Más tarde, añade sobre ellas la mitad del aliño y remueve hasta que se integre bien.
  5. Lamina el hinojo y ponlo en un recipiente. Echa en ese mismo recipiente el calabacín. Vierte lo que quede de aliño y remueve. Deja que se impregne de todo el sabor durante al menos 15 minutos.
  6. Para montar la ensalada puedes añadir todo en un bol y listo, pero siempre sabe más rico si está presentado de una manera especial. Coge las tiras de calabacín y vete enrollándolas sobre si mismas. Cuando tengas todas empezaremos a emplatar.
  7. Primero una base de judías mungo, después los rollitos de calabacín, que iremos intercalando con los cachos de hinojo. Por encima pondremos los cachos de aguacate y las hierbas frescas picadas.
Hinojo encurtido
  1. Lamina con una mandolina o un procesador de alimentos un bulbo de hinojo.
  2. Ponlo en un bote junto a: 125ml de agua, un poco de jengibre rallado y 3 cucharadas de vinagre de manzana.
  3. La mezcla estará lista para comer en media hora (más o menos) y dura refrigerado una semana.

ensalada de calabacin con judias y aguacate hinojo encurtido ensalada vegana de judia mungo y calabacin

En nuestro caso acompañamos la ensalada con unas patatas cocidas y un poco de remolacha, pero si quieres que el plato sea más completo y no hacer más preparaciones, puedes echarle algún grano integral como: arroz integral, quinoa, trigo sarraceno, mijo… Así conseguirás que las proteínas que ingieras sean proteínas completas.

Espero que te haya gustado la ensalada y le des una oportunidad a las judías mungo. Es todo un gustazo ver todas las posibilidades que ofrecen las legumbres y los distintos matices que tienen.

Y a ti, ¿el cuerpo empieza a pedirte ensaladas y cosas fresquitas?

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *