ensalada de zanahoria, almendras y lentejas
Ensaladas Salado

Ensalada de zanahoria, lentejas y almendras

¡Buenos días! Reconozco que, aunque estemos en invierno, me encanta comer ensaladas, pero siempre trato de adaptarlas a la estación (y no comerlas directamente salidas del frigorífico). Por eso hoy es ¡miércoles de ensalada! Una rica ensalada de zanahoria, lentejas y almendras que puede ser un plato principal súper completo gracias a las proteínas que aportan las legumbres y los frutos secos. Además es saciante y está llena de vegetales 🙂 ¿Qué más se puede pedir?

El batchcooking me soluciona la vida para este tipo de preparaciones. Lo que suelo hacer es preparar la base de zanahoria y luego le voy añadiendo toppings o bases dependiendo de lo que tengo en la nevera. Así puedo comer dos veces en la misma semana una ensalada con zanahoria, pero no tienen porqué parecerse. ¿Quién dijo que las verduras eran aburridas?

ensalada de zanahoria, almendras y lentejas ensalada de zanahoria, almendras y lentejas

Ingredientes

  • Base de zanahoria
    • 2-3 zanahorias
    • 1 cebolleta
    • 4 dátiles
    • Un puñado de perejil
    • Una cucharada de semillas de sésamo
  • 100gr de lentejas cocidas
  • 30gr de almendras
  • 4-5 coles de bruselas
  • Un puñado de canónigos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Zumo de limón
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración

  1. Ralla las zanahorias y ponlas en un bol.
  2. Pica la cebolleta, los dátiles, las lentejas y el perejil y añádelos al bol. Vierte las semillas de sésamo y revuelve. Alíñalo con aceite de oliva virgen extra y limón.
  3. Mientras tanto vete preparando la “cama” de la ensalada. Pon en la fuente donde vayas a servir la ensalada un puñado de canónigo y lamina muy finitas las coles de bruselas crudas. Alíñalo un poco también con aceite de oliva virgen extra y limón.
  4. Pica las almendras y tuéstalas ligeramente en la sartén. Reserva.
  5. Vierte la mezcla de zanahoria sobre la cama de canónigos y coles. Por encima esparce las almendras tostadas.

ensalada de zanahoria, almendras y lentejas ensalada de zanahoria, almendras y lentejas

Como puedes ver la receta es muy fácil, pero tiene un gran contraste de sabores y texturas. Es de esas ensaladas que no te cansas y que te sorprenden a cada bocado.

Si no eres muy de dátiles puedes probar con pepinillos. Le darán un toque ácido que te encantará.

Y tú, ¿eres de ensaladas en invierno o las dejas para cuando suben las temperaturas?

¡Feliz día!

 

 

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *